El extraño caso del castillo Billinghurst y Las inauditas apariciones de la isla de Nolan

El extraño caso del castillo Billinghurst y Las inauditas apariciones de la isla de Nolan, de David Fernández Sifres (1976-), son las primeras novelas de una pandilla de jóvenes detectives formada por Axel (15), Zinca (13), Oto (12), Helena (9), Ciro (6) y Arístide, un zorro. Estudian, junto con otros chicos y chicas seleccionados por sus dotes, en la Escuela de detectives Avante. Forman un equipo llamado Nautilus, al que sigue la profesora-tutora Taffeine, que confía mucho en ellos.

En El extraño caso del castillo Billinghurst viajan a un castillo en el que se están exponiendo las siete piedras preciosas más valiosas del mundo y, cuando llegan allí, averiguan que, a pesar de las muchas medidas de seguridad, han empezado a desaparecer, a razón de una por día. Si en ese caso fueron al castillo como invitados pero no con la intención de que resolvieran el problema, en Las inauditas apariciones de la isla de Nolan los envían a ver si son capaces de triunfar allí donde han fallado otros grupos de su escuela: en la inaccesible isla de Nolan hay un museo submarino de arte, propiedad de un caprichoso millonario, en el que alguien burla los sistemas de seguridad pero no para robar sino para introducir cuadros.

Al principio de cada libro hay una explicación de la singular Escuela Avante y una presentación, también gráfica, de cada uno de los héroes: ahí se indican sus cualidades particulares y complementarias, que luego pondrán en juego en sus aventuras. Los relatos tienen un cierto aire steampunk, pues en ellos aparecen algunos aparatos o máquinas raros, pero tanto el desarrollo de lo que ocurre, como los comportamientos de los chicos y sus oponentes, son de lo más clásico. Las narraciones están bien llevadas, los héroes se comportan con amabilidad y nunca tienen salidas de tono, y los malvados también actúan de modo contenido. Son muy apropiadas las ilustraciones que las acompañan.

Deja un comentario