Los libros de la selva

El libro de la selva y El segundo libro de la selva, de Rudyard Kipling, son unas colecciones de relatos con animales como protagonistas, siete en el primer libro y ocho en el segundo. Los más populares son los protagonizados por Mowgli, un chico que es adoptado por una familia de lobos y, en su crecimiento, siempre acechado por Shere Kan, el tigre, convive con distintos animales y se deja guiar por Baloo, el oso, y Bagheera, la Pantera Negra. De todos los demás, el más conocido está en la primera recopilación y es el que narra el enfrentamiento entre la  valiente mangosta Rikki-Tikki-Tavi, y la malvada cobra Nag, un relato tenso, emocionante y cálido como pocos.

La constatación de que sus obras siguen conservando su frescura con el paso del tiempo, evidencia la categoría de Kipling como narrador. Su mérito está en que sabe conducir la acción, cuando hace falta, con ritmo vivo, y en que lo hace con un estilo colorista y un tono lírico poco habitual en este tipo de historias, pero sin restarles en ningún momento verosimilitud, un prodigio no pequeño. Dejando al margen rasgos circunstanciales —su creencia en el destino imperial británico y su afán de homenajear a los soldados del imperio; la contradicción entre la defensa simultánea de Occidente y de la vida «natural» de la selva o de la India—, vale la pena observar cómo Kipling realiza descripciones deslumbrantes y cómo emplea la naturaleza, humanizando a los animales al modo de las fábulas, como un ámbito propicio para el aprendizaje y maduración de Mowgli.

Deja un comentario