Lindbergh, Armstrong y Edison

Lindbergh. La increíble aventura de un ratón volador, Armstrong. El increíble viaje de un ratón a la luna y Edison. Dos ratones en busca de un tesoro, son tres extensos y ricos álbumes, o novelas gráficas si se quiere, firmados por Torben Kuhlman (1982-), con ayuda en el primero de Suzanne Levesque, protagonizados por ratones científicos y aventureros. Los tres son parecidos en su construcción, basada en muchas ilustraciones a doble página fascinantes, y en argumentos y protagonistas.

En el primero un ratón decide construir un avión para cruzar el Atlántico desde Hamburgo hasta Nueva York por vez primera. En el segundo otro pequeño ratón llamado Armstrong logra, después de una visita al museo Smithsoniano y de una entrevista con el famoso Ratón Volador, cumplir su sueño de ser el primer ratón que fabrica un cohete espacial para llegar a la luna y regresar: desea desmentir la creencia común entre los ratones de que la luna es un enorme queso. En el tercero un joven ratón convence a su sabio profesor de ir juntos a rescatar un tesoro que se ha quedado en el fondo del mar y, cuando lo consiguen, averiguan quién inventó de verdad la bombilla de filamentos.

Si en Lindbergh los escenarios eran propios de los años veinte, en Armstrong son de los años cincuenta y sesenta, y en Edison del comienzo de siglo veinte. Los protagonistas resultan atractivos y sus expresiones muy apropiadas. Las imágenes, en tinta y acuarela, son vistosas, ricas en detalles y cinematográficas en sus enfoques. Además, en las imágenes todo va engranándose con cuidado y hay motivos que se repiten y dan continuidad a las historias: por ejemplo, en Edison un reloj de pared o algunas cajas de cerillas reaparecen en sucesivas ilustraciones. En los tres álbumes, al final se dan algunos datos, ya serios, relacionados con los inventos de los que se trata en cada caso.

Deja un comentario