La balada de Pequeño Jack

La balada de Pequeño Jack es un relato ágil y divertido en el que Mikel Valverde (1966-) combina elementos de muchas historias de aventuras. Su protagonista es un amable cerdito pintor que vive en una granja a orillas del Cantábrico. Sus aventuras comienzan cuando llega a sus tierras un extraño pirata: Jack se disfraza como el loro del pirata y este se queda en su granja. Así que Jack embarca con los piratas que, aunque pronto descubren que no es un loro sino un cerdito, acaban siguiéndolo como a su líder. Luego abandona el barco, termina en China como dibujante mayor del imperio Ming y, como no hace lo que se espera de él, es encarcelado, pero pronto escapa. Su siguiente etapa es Estambul, donde lo nombran pintor de la corte y también vuelve a tener problemas, pero unos chicos lo liberan. Después llega a Venecia, donde conoce a Alessandretta, una cerdita cantante, y acaba huyendo con ella. La nostalgia del Cantábrico le conduce otra vez a su granja pero allí deberá vencer nuevos obstáculos.

Relato en el que todo se cuenta con total naturalidad, sin énfasis y sin ironías. Este tono ingenuo favorece que los lectores se abandonen al ritmo imparable de una historia en la que pasan continuamente cosas. También ayudan las simpáticas y dinámicas ilustraciones que acompañan la narración cada dos o tres páginas.

Deja un comentario