El pato granjero

El pato granjero, un álbum de hace casi treinta años que se ha publicado hace poco en España, es un relato magnífico en el que se ve la maestría como ilustradora de Helen Oxenbury y la chispa como narrador de Martin Waddell (1941-). Trata sobre un granjero tirano que explota la bondad de su pato, que es quien trabaja y lo hace todo, hasta que los demás animales se rebelan contra el granjero y liberan al pato.

El relato tiene un cierto aire a la Rebelión en la granja de George Orwell —incluso podría titularse así perfectamente—, aunque aquí no hay conflicto posterior entre los animales y la rebelión se limita solo a echar al granjero y ayudar al pato. Pero lo que al lector pequeño le acaba importando es la simpatía que irradian los dibujos del resignado y voluntarioso protagonista, en los que siempre hay pequeños detalles divertidos para fijarse, y la magnífica construcción secuencial de la historia. Esta se cuenta con grandes dibujos a doble página, salvo en algunas del comienzo en las que se presentan tres o cuatro momentos narrativos con el abrumador trabajo del héroe, y una del final en la que intervienen todos los animales. Las guardas muestran el mismo paisaje: invernal las del principio y veraniego las últimas.

Deja un comentario