Martes

Martes, de David Wiesner (1956-), es un álbum sin texto salvo las indicaciones del día y la hora en que sucede lo que se ve. Un martes a última hora de la tarde las ranas descubren que, montadas en hojas de nenúfar, pueden volar y, poco a poco, van elevándose, agrupándose y comenzando una especie de invasión: asustan a un perro que se intenta interponer, entran en las casas… Hasta que de nuevo acaban cayendo en sus charcas, mientras la policía examina los nenúfares que han quedado por todas partes. El álbum termina con un «próximo martes» y, en la última ilustración, se ve cómo los cerdos empiezan a volar…

Interesante e imaginativo ejemplo de híbrido entre álbum infantil y cómic juvenil, y un caso infrecuente dentro de los álbumes ilustrados: es raro encontrar en ellos esta clase de argumentos, más propios de la narrativa y de los cómics de fantasía o de ciencia-ficción. A partir de la idea inicial, una posibilidad como la que cuenta Hitchkock en su película Los pájaros, a la que hay referencias visuales explícitas, el autor estructura temporalmente la narración sólo indicando las horas, y la organiza visualmente al modo del cómic, usando recuadros de acciones sucesivas o recuadros que recogen detalles dentro de una imagen general. Las ilustraciones son unas acuarelas detallistas y evocativas, en tonos predominantemente azules, púrpuras y verdes, donde las expresiones de las ranas mientras viajan son muy variadas, desde las que parecen felices con la experiencia hasta las que van superconcentradas en su viaje.

Compartir
Artículo anteriorMujercitas
Artículo siguienteMi barco

Deja un comentario