Inicio + 09 años De profesión, fantasma

De profesión, fantasma

De profesión, fantasma, del francés Hubert Monteilhet (1928-2019), es un buen relato paródico en la tradición de relatos humorísticos sobre fantasmas. Se ambienta en Escocia, en 1900. John, doce años, huérfano y fugitivo, se cuela con la gente que hace una visita guiada al castillo de Malvenor. Los acontecimientos van encadenándose y, primero por accidente, luego con la colaboración del joven heredero, Winston, acaba cumpliendo a la perfección el papel de Arthur el fantasma, que, naturalmente, acaba revalorizando mucho el castillo.

Todos los sucesos están bien engarzados y suficientemente justificados: unas cosas llevan a otras con naturalidad. Los personajes están lo suficientemente dibujados para sostener el argumento pero no más de lo que los haría improbables: el dueño del castillo; el profesor Dushnock, experto en espiritismo; la tía abuela Lady Pamela, etc. Y, con esas bases, los acentos del narrador, el propio John cuando ya es un anciano, son muy eficaces. Por un lado, emplea un lenguaje al mismo tiempo ingenuo y ceremonioso que aumenta la comicidad de los sucesos que narra. Por otro, coloca puyazos con toda la soltura de quien no parece tener la intención de ser irónico: «En la Inglaterra de aquellos tiempos, mis queridos hijos, a los chicos les pegaban sus padres y sus maestros; a los criados y aprendices, su amo; a las mujeres, sus maridos; a los marineros les pegaban por orden de su comandante… A los niños pobres les pegaban para que se estuviesen quietos; a los niños ricos, para hacerlos más inteligentes. Inglaterra se ha forjado y se ha hecho grande a latigazos».

Artículo anteriorViajeros y Migraciones
Artículo siguienteEl señor Búho

1 Comentario

  1. Me parece una gran novela, que pueden disfrutar los chicos de 9 años… nacidos en los 70. Comparándolo con lo que se publica hoy para chicos de esa misma edad, está muy por encima en estilo y complejidad. Como decía Ferlosio, está época ha conseguido infantilizar no sólo a los adultos, sino a los propios niños…

Responder a manuelprendesguardiola Cancelar respuesta