Pregúntame

Pregúntame, de Bernard Waber (1921-2013) y Suzy Lee, es uno de esos grandes álbumes que dan seguridad al niño y que presentan de modo genial su descubrimiento del mundo. En él vemos a un padre y a su hija pequeña —muy parecida a la niña de otros álbumes de la ilustradora— dar un paseo y atravesar un parque mientras la niña le pide a su padre que le pregunte qué cosas le gustan, qué cosas le gustan más, por qué le gustan, etc.

La conversación, que viene y va entre la niña y su padre de un modo sobrio, sin blandura ni falsa poesía, atrapa bien los modos de decir insistentes de la chica y la paciencia del padre que se pliega sin más a los requerimientos de su hija. Es una forma de animar al niño lector a preguntar cosas y a preguntarse cosas; es una forma también de mostrar cómo la vida cotidiana es siempre una oportunidad de descubrir y disfrutar del mundo.

Los comentarios del padre van en azul y los párrafos de la conversación van siempre sobre fondo blanco y de acuerdo con el diseño de la página, lo que facilita la legibilidad. Las imágenes propician el juego de observación pues las afirmaciones de la niña, como la de que «me gustan las ranas», sirven para llevar al lector a buscarlas en la escena. Las imágenes son, como es habitual en Lee, unos dibujos de trazos sueltos muy expresivos y equilibrados, que a veces juegan contraponiendo al padre en una página y a la niña en la otra, y a veces colocándolos en la misma página mientras miran en la misma dirección.

1 Comentario

Deja un comentario