La telaraña de Carlota

Elwyn Brooks White (1899-1989) fue un importante editor norteamericano que publicó varios relatos infantiles de mucha calidad. Uno de ellos, hoy el más recordado, fue La telaraña de Carlota. Uno de sus protagonistas es el cerdo Wilbur al que, cuando nace, Fern, la hija del granjero le pide a su padre que no lo mate. Su padre acepta dejarlo vivir si ella se compromete a cuidarlo. Fern así lo hace y Wilbur crece y se hace amigo de los restantes animales de la granja, en especial de la araña Carlota, cuya inteligencia y habilidades convertirán a Wilbur en un cerdo famoso.

Libro considerado por muchos como una de las mejores historias contemporáneas de animales: por la calidad y variedad de su estilo, en el que se mezcla con maestría el discurso directo con parodias de los animales, y en donde la simplicidad en la construcción de las frases se hace compatible con descripciones poéticas; por la exactitud con la que se presenta el comportamiento de los animales y la verosimilitud mágica con que se engarzan, sin cruzarse, los diálogos de los animales y los hombres; por su tono realista tanto en la evolución del relato como en el final, amable pero no complaciente; y, también, por su elogio de la amistad y la lealtad.

Deja un comentario