El libro del cohete

Peter Newell (1862-1924) fue un historietista e ilustrador norteamericano que también firmó varios libros infantiles innovadores en diseño y formato. Uno fue El libro inclinado: en él vemos a un carrito de bebé, con el pequeño Bobby dentro, que cae cuesta abajo, a lo largo de todo el libro, y va causando un desastre tras otro, arrollando y haciendo saltar por los aires a quienes encuentra en su camino. Otro fue El libro del cohete: en el sótano de un edificio, el revoltoso hijo del portero dispara un cohete que atraviesa los veinte pisos y el ático del edificio, sorprendiendo a los vecinos de cada uno en distintas ocupaciones: a una familia mientras come, a un abuelo mientras duerme, a un ladrón mientras abre los cajones de un armario, etc.

La originalidad de El libro inclinado es su formato inclinado romboide, y la de El libro del cohete es el troquelado en cada página. Lo interesante es que ambas cosas tienen una función narrativa pues la inclinación de las páginas se corresponde con la bajada del carrito y los agujeros en las páginas con lo que pasa en cada piso que atraviesa el cohete. La estructura de ambos libros es la misma: las ilustraciones van recuadradas en la página derecha y en todas las páginas izquierdas se narra lo que sucede con dos estrofas, excepto en la escena inicial de El libro inclinado donde son tres las estrofas. Las ilustraciones están bien compuestas, son detallistas y tienen el aire propio de muchas tiras de cómic de las primeras décadas del siglo XX. En la tradición de las historietas y el cine cómico popular de la época (y de siempre), en todas las ilustraciones de El libro inclinado destaca la cara de felicidad del pequeño protagonista en medio del caos que se organiza.

Traducir unos textos así, manteniendo la versificación, no es una tarea fácil. Tal vez hubieran sido mejor ediciones bilingües que conservaran el original inglés, aunque tanto El libro inclinado como El libro del cohete pueden encontrarse en la red, ilustraciones incluidas. Otro libro del autor del mismo tipo que los anteriores, y que puede leerse y verse íntegro en la red es The Hole Book (1908), en el que a un chico llamado Tom una pistola se le dispara en la primera escena y la bala atraviesa todas las páginas: un reloj, la pared, una cañería, la cuerda de un columpio donde una niña se balancea, un coche, el cuadro de un artista, una pecera, una caja donde hay ratones en una tienda de animales, etc.

Deja un comentario