El libro de los gatos sensatos de la vieja zarigüeya

Dentro de la obra poética de T. S. Eliot (1888-1965) ocupa un lugar especial El libro de los gatos sensatos de la vieja zarigüeya (libro del que hay ediciones en castellano con otros títulos como El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum o, simplemente, Gatos), quince poemas en verso libre sobre gatos, escritos para los hijos de su editor.

Son poemas, en la mejor tradición del nonsense, que inspiraron el musical Cats y que, como se podría esperar del autor, están diestramente compuestos, con variedad de versos y de rimas. Pero, además, son divertidos y tienen personajes inolvidables como el viejo Deuteronomio, el misterioso Macavity, o el gato pirata Morgan. En su conjunto el libro tiene unidad debido a la temática y a los acentos comunes, aunque cada poema tenga sentido independiente.

La edición que cito, que primero contiene las versiones en castellano y luego las originales, viene con el enriquecimiento de las idiosincráticas ilustraciones de Edward Gorey (1925-2000). Al comienzo de la segunda parte el traductor explica la breve historia editorial de sus traducciones e indica que, en esta nueva versión, ha corregido bastantes cosas «aunque no las suficientes para que no se me recriminen algunas libertades en aras de mantenerles a estos poemas su condición de poemas de niños en los que tantas veces se juega con la rima y el ritmo». Sin embargo, a ese comentario se ha de añadir que está de más cualquier recriminación cuando el traductor y el editor actúan con total limpieza al entregar una edición bilingüe: para quien sepa inglés será una satisfacción comparar los poemas o disfrutar los originales, y quien no lo sepa puede disfrutar directamente de la versión en castellano.

Deja un comentario