El libro de las maravillas y Cuentos de Tanglewood

El escritor norteamericano Nathaniel Hawthorne (1804-1864) publicó unas versiones infantiles de los mitos griegos en dos libros que tituló El libro de las maravillas y Cuentos de Tanglewood. Esta edición, que  cuenta con ilustraciones clásicas de Walter Crane (1845-1915) y de Virginia Frances Sterrett (1900–1931), contiene ambos libros: un volumen tan extenso no es el mejor gancho para los lectores pequeños pero sí es útil para los adultos que deseen compartir los relatos con ellos.

En el primer libro, Eustace Bright, un joven estudiante, relata viejos mitos griegos en forma de cuentos: La Cabeza de la Gorgona, Dedo de Oro, El Paraíso de los Niños, Las Tres Manzanas de Oro, El Cántaro Prodigioso, La Quimera. En el segundo, ya sin niños oyentes, Eustace pone por escrito nuevos relatos de la misma clase: El Minotauro, Los pigmeos, Los dientes del dragón, El palacio de Circe, Las semillas de la granada, El vellocino de oro.

El autor concibió estos relatos después del éxito de su novela La letra escarlata, con el fin de aprovechar su recién ganada popularidad y con un obvio propósito divulgativo. El mismo narrador declara que su intención es entretener a unos niños y, al mismo tiempo, enseñarles lecciones útiles para la vida: «Tal vez la mejor manera de enfrentarse a una Quimera sea acercándosele todo lo más posible». Hawthorne era consciente de las limitaciones de su intento pero quedó satisfecho tanto de la calidad literaria como del éxito y aceptación de su intento.

Deja un comentario