El conde Lucanor

La obra medieval El conde Lucanor, del infante don Juan Manuel (1282-1348), es uno de los libros más destacados dentro del género que, de modo general, se ha dado en llamar de «educación de príncipes». De todo su contenido el que más interés popular tiene es el de su primer libro, que contiene cincuenta relatos de distinto tipo pero que se presentan siempre del mismo modo: primero el conde Lucanor plantea una situación a su consejero, Patronio, y le pide consejo; luego, Patronio le contesta contándole una historia semejante al caso y sacando al final una conclusión; por último Lucanor asiente y sintetiza en unos versos lo escuchado.

La edición adaptada que menciono contiene treinta relatos que se presentan algo modificados para que sea más fácil y asequible la lectura. Se reproducen siguiendo el orden de la edición completa y procurando que haya cuentos de todos los tipos: recreaciones de fábulas de animales, anécdotas caballerescas, episodios históricos adornados, relatos de ambiente oriental o árabe, alegorías relacionadas con la vida del cristiano, apólogos tan conocidos como el que trata sobre las habladurías que soportan un padre y su hijo cuando van montados o no en un asno. Las historias están bien contadas y es destacable cómo el narrador dibuja personajes y crea el ambiente propio de cada una. Son sobresalientes las ilustraciones del artista inglés Victor G. Ambrus (1935-).

Deja un comentario