Buenas noches, luna

Entre los relatos de Margaret Wise Brown (1910-1952), su álbum más representativo e imitado es Buenas noches, luna, que fue ilustrado por Clement Hurd (1908-1988), y que fue saludado, ya cuando apareció, como un libro perfecto para leer a, o compartir con, los más pequeños antes de dormir.

En cada página figura un pareado con el que un conejito, acostado ya en su cama, va saludando y dando las buenas noches a todo lo que ve y también a lo que no ve, a modo de ritual tranquilizador de despedida. Y, según avanza el libro, las ilustraciones que muestran todo el cuarto del protagonista van oscureciéndose lentamente.

El texto intimista resulta muy eficaz con el niño por su sonoridad y porque recoge su misma perspectiva de las cosas. Las sensaciones de afecto y confianza que transmite el libro debe mucho también al trabajo del ilustrador, que alterna dibujos a tinta con panorámicas a color de acuerdo con una bien pensada planificación.

Deja un comentario