Bambi. Una vida en el bosque

De Bambi, del austriaco Felix Salten (1869-1945), hay que hablar olvidándose de la versión cinematográfica, pues es una pequeña obra maestra que no pertenece a la literatura lacrimógena, como podría pensar quien solo conociera los dibujos de Disney, excelentes en su género por otra parte. El relato comienza con el nacimiento de Bambi, un pequeño corzo. Según avanzan las páginas irá creciendo y aprendiendo las lecciones de la vida. La mirada con la que observa las cosas también irá cambiando.

Bambi nació de forma ocasional, sin pretensiones. Sólo a partir de su éxito, Salten se convirtió en un escritor de «libros de animales». Y si en todos ellos se nota su espíritu observador, en ningún otro alcanzó el dramatismo sereno que imprimió a un relato aparentemente apacible cómo Bambi. Pues Bambi es, sí, un libro emotivo, pero no falsamente sentimental. Tiene una calidad literaria que se apoya no sólo en su fuerza poética, o en el logro técnico de presentar la narración desde el punto de vista de los animales, o en dotar a cada uno de una psicología diferenciada, sino también en su valor como novela de aprendizaje y en su parábola de la condición humana, de la definitiva soledad del hombre ante la muerte.

Las ilustraciones de esta edición, en bordados, son notables. Vale la pena también pararse a pensar en estos comentarios de Fabrice Hadjadj acerca de la novela.

Deja un comentario