Akim corre

Akim corre, de la ilustradora belga Claude K. Dubois (1960-), es un conmovedor álbum o, si se quiere, novela gráfica, que se presenta dividido en once tramos que comienzan con algo de texto que presenta las escenas que, a doble página, vienen a continuación. Al principio vemos a Akim que juega con sus amigos en el río y oyen un ruido que es de un avión; la gente del poblado se refugia, Akim corre como los demás, encuentra que su casa está destruida y no hay nadie, llora, quiere encontrar a su familia pero se suceden las explosiones, ve cadáveres y personas heridas a su alrededor, y por fin, calma mientras ve ruinas por todas partes; el tercer tramo empieza cuando se refugia en unas ruinas; luego se nos indica y vemos cómo pasa tres días completos allí; en la mañana del tercer día, llegan unos soldados que lo hacen prisionero, etc.

Gran álbum que se basa, primero, en la calidad de unos extraordinarios dibujos a lápiz, con mucho movimiento y no siempre nítidos, como corresponde a las situaciones que se describen. Luego, en que la secuencia de imágenes está conseguida y en la fuerza que desprende todo lo que no se cuenta pero se apunta o se insinúa. En tercer lugar, en la universalidad de la historia, que nosotros, hoy y aquí, entendemos tan bien pero que cualquiera y siempre, incluso si se contara sin palabras, no tendría dificultad alguna en comprender por completo. Además, para los lectores a los que va dirigido es un gran acierto el desenlace: dado que cualquier final, en un caso así, es siempre incompleto, y con facilidad nos puede parecer improbable, a mí me parece que la ilustradora ha elegido la mejor opción, que hace comprender igualmente bien cualquiera de las otras posibilidades que tienen por delante todos los niños como Akim.

Deja un comentario